“SI VAS POR LIBRE, EL MUNDO DE LA MODA CASTIGA MUCHO”. DOLFO BRIZ, COCOA

“SI VAS POR LIBRE, EL MUNDO DE LA MODA CASTIGA MUCHO”. DOLFO BRIZ, COCOA

Dolfo Briz y Emilio Ayala pusieron en marcha la firma de moda Cocoa hace más de veinte años. Especializados en la venta a través del canal multimarca, los diseñadores reclaman que al diseño en Andalucía le falta músculo industrial como en Italia o Francia. Además, Briz destaca la importancia de seguir las tendencias del sector, porque “si vas por libre, el mundo de la moda castiga mucho”.

¿Cómo inició su trayectoria en el sector de la moda?

Nuestra trayectoria en el sector de la moda la comenzamos hace veinte años en Sevilla. Yo soy diseñador de joyas y Emilio Ayala, mi socio, estudió márketing y diseño. Comenzamos con una tienda en la calle Cuna de Sevilla, y poco a poco creamos una red de clientes. Tras la buena aceptación decidimos vender a otras tiendas y ahora nos dedicamos sólo a la venta a clientes multimarca. 

¿Cómo valora la participación de Cocoa en la Semana de la Moda de Andalucía?

Para nosotros, la repercusión que tuvo la pasarela de Code 41 fue muy grande, ya que entre nuestros invitados estaban prácticamente toda la prensa especializada y hubo una grande difusión en medios nacionales. Aunque sea una pasarela a nivel regional, hubo mucho eco en toda España. 

¿Cuál es su mayor fuente de inspiración?

Nuestra mayor fuente de inspiración cambia cada temporada, no tenemos una musa ni nada concreto. Tiramos mucho de tendencias globales del sector de la moda ya que tenemos clientes en muchísimos países. Lo que intentamos siempre es tener colecciones muy coloridas, con telas con movimientos o estampados. 

¿Cuál es la asignatura pendiente del diseño en Andalucía?

En el diseño de Andalucía falta la industrialización y tener una proyección internacional mayor. En vez de pequeños talleres, se debería apostar por una industria fuerte para así, cuando vengan grandes clientes, en un mes pueda tener toda la producción que demande. Ahora mismo esa capacidad y ese tejido industrial no lo tenemos. 

¿Al cliente le importa el made in Spain?

Por supuesto que el made in Spain es una garantía y al cliente lo pide mucho. Ahora mismo también se reclama el slow fashion, una forma de crear a pequeña escala, aunque a nosotros nos gusta más algo más global.

¿Para tener identidad propia en moda hay que huir de las tendencias?

Aunque tengas una identidad propia, para triunfar tienes que tirar de tendencias siempre, porque de otra manera sólo tienes éxito durante una temporada. Lo que hay que hacer es aplicar las tendencias a tu propia identidad, porque si vas por libre, el mundo de la moda castiga mucho. 

¿Un diseñador tiene que aprender a ser empresario?

Sin duda, un diseñador que no sepa ser empresario, está muerto. Durará lo que le dure el dinero que tiene en el banco. 

¿Es más fácil vender moda fuera de las grandes capitales (Madrid o Barcelona)?

Nosotros tenemos una clientela bastante plural y vendemos mucho en grandes capitales. Aunque es más fácil vender en tiendas multimarca en pequeñas ciudades, el cliente de las grandes ciudades al final busca huir de las marcas más comerciales. Casi el 50% de nuestros pedidos online, por ejemplo, van a Barcelona. 

Para sobrevivir a una crisis como la de ahora, ¿hay que reinventarse?

Sin duda, tras esta crisis sólo van a sobrevivir los que se hayan reinventado. En nuestro caso, hemos apostado por la digitalización de la firma y aumentar presencia en redes sociales. Eso ha sido lo que nos ha salvado y lo que ha hecho que estemos casi al mismo nivel de ventas de antes de la pandemia. 

Actualmente, la comunicación es un pilar fundamental de la estrategia, ¿si no comunicas o si no estás en redes no vendes?

Por supuesto, si no estás en redes y no haces comunicación, no es que no vendas, es que no existe. Nosotros trabajamos con una agencia de comunicación, que nos funciona muy bien tanto a nivel de redes sociales como para tener presencia en showrooms y eventos. Hoy en día el mundo de la moda y la comunicación es un tándem indisoluble.

468 ad